Una bitácora de viaje, una estación necesaria.
Proyecto a modo de espacio en que puedo sacar, con dibujos y frases, a los demonios que tengo dentro.


Edmer Montes - Ojo de Cuervo





cilicio

sábado, 23 de mayo de 2020



Cruje sus dientes. Se levanta y Grita:
-“¡Contempla mi sombra sin cuerpo me dijo ella antes de irse, la galaxia dentro de mis ojos me dijo!”.
Tiene los brazos abiertos como un cristo. Patea la silla, las mesas y con un gesto teatral derrama su trago sobre sus dibujos. Es entonces que el barman le sostiene del brazo con violencia:
- “Deja el show tío, es la última vez que te lo digo”

Tanatos le sonríe con burla y derrama la botella entera sobre la barra.
El barman le lanza un puñete y juntos caen al piso. Se produce una pelea de confusos golpes y salpicaduras mugrientas. El barman sangra de la nariz, Tánatos lo tiene inmovilizado. Todos intervenimos para separarlos.

-“Eres un cliché Tánatos” grita el barman. "Artista atormentado mis bolas. A nadie le interesa tu arte". Tánatos hace una reverencia. "Destrozaste mi bar, ridículo de mierda”.

“Tiene razón” “qué se cree” murmuran los ebrios y noto que lo cercan. Me pongo frente a él y trato de calmarlos. Pero en un descuido mío Tanatos estrella con fuerza su cabeza contra la barra. Rompe con la frente un vaso que estaba sobre sus dibujos. La sangre cubre sus papeles y salpica al resto. Todos retroceden.

“¡¡¡Carajo!!!” grita el barman y se abalanza nuevamente sobre él. Caen otra vez. De nuevo tenemos que separarlos. Nos manchamos todos

Durante la mayor parte del camino al hospital guardamos silencio.
El taxista nos permite fumar.
-“Tus dibujos se echaron a perder” le digo. Permanece callado. “Al menos tu sangre le dio como un halo de santidad a este retrato” bromeo, “una virgen o una diosa”
-“Ya no es mi diosa ahora” responde. “el beso dentado del cilicio ya me es doloroso. Lo de hoy fue una penitencia rancia del converso que ya no cree”.

Siempre me he preguntado si su pretenciosa manera de hablar como si fuese un poeta es parte de su papel de genio del subsuelo. Que toda esa maraña de alcohol, mujeres y bares de mala muerte forma parte de un personaje construido para que no sea olvidado. Pero se equivoca. En esta ciudad ¿a quién le interesaría su historia?. Aquí solo somos carne desechable. Escoria perenne el cual ocultar.

-“Dejaré mi cadáver de mesías suicida para el banquete de sus deidades” continúa. "Incendiaré su iglesia".
Noto que ya no sangra. Sus ojos destellan junto al resplandor de la cerilla al encender otro cigarrillo. Arruga el retrato y la arroja por lo ventana con desdén.
-“Seré libre” concluye.


sonido
Radiohead - Where I End and You Begin 

melodía

jueves, 6 de febrero de 2020


Ella juega con una envoltura de caramelo en su bolsillo. El sube al tope el cierre de su chaqueta por el frío. Ella cierra los ojos al escuchar la melodía que estruja sus ánimos. Él mira al otro lado para despedirse del día, esa misma melodía es cantada por la rojez de las nubes. Suena un coro. Es la canción en estéreo que pausa la ciudad. Un segundo desdoblado en universos paralelos, que encuentran el punto de coalición entre los acordes que viajan en el espacio, entre sus cuerpos pausados en una calle caótica. Fue ese momento en que el caos mostró su rostro calmado, el dúo pálpito de sus corazones pronunció su nombre. Se guardó ese instante para sí. Volvió a su sin razón.

Nunca lo supieron, pero fue la armonía perfecta que el universo les ofreció.

sonido

Satelite Menor -  poderes fácticos
.
.
 


Carmesí infinito

viernes, 10 de enero de 2020



Él se queda inmóvil. Ella le extirpa el corazón.

Su instinto emerge sublevante como susurros para el viento que exhala: “Arranca la hoja y corre, arruga los trazos y maldice, grita lo que ha de suceder. Gime, gime, gime. Engulle las intenciones sacrosantas. Lame su sangre. Devora.”

Carmesí infinito, dolor del iris violento. Ella se disculpa, Él la abraza.

Se fue caminando sobre las formas pendulares de sus horas, bajo las rosas y los púrpuras de un cielo perturbado por despedirse. Al igual que ella, lo oscuro de sus reprensiones envolverá su propia naturaleza, cubrirá el espacio mismo sobre ellos.

La chica del iris violento logra tocar el horizonte. Se dirige hacia la muerte del día, que es su propia muerte. Sopla para extinguir la flama astral, para liquidarlo todo.

Sus cuencas se iluminan en un todo vacío.
Una figura en tinieblas aun la espera. 

sonido

love of lesbian - oniria e insomnia

sumergirme

lunes, 23 de diciembre de 2019





Escribió un poema y rió para luego llorar. Conocida rutina para una princesa vestida en harapos. Con sueños de papel y sangre. Con letras y muertos. Con desamores y sexo.

La amé tanto que logré sumergirme en su dolor.
No se detuvo al asesinarme. Y yo, dejándome morir.

Era tan fácil agonizar en ella.

Era tan natural perderla.



sonido
Ernesto Cortazar - Beethoven's Silence