Un lugar de escape, una Bitacora de viaje.
Un espacio en que puedo sacar con dibujos o frases a los demonios que tengo dentro.


Edmer Montes - Ojo de Cuervo





NN

miércoles, 3 de mayo de 2017



¿Dónde están los hermanos cuya sombra aún me cubre? ¿Dónde posan sus copas llenas de lo sagrado, llenos de tiempo desvanecido?
Salvaguardaron los mitos y las moralejas primarias entre culpas cristianas y ostias improntas. (Culpa, por mi gran culpa).
¿A dónde fueron sus cantos en quechua del eco infinito?
El fuego negro cubre al penitente
Acusador
Acusador
La agonía no termina con la muerte.


 sonido


 


Una cuenta

jueves, 6 de abril de 2017





Tras la barra Carlitos me observa dibujando. Tras la barra es testigo, desde hace mucho, de textos ebrios y malos versos. Anota en su cuadernillo una cuenta que demoro en saldar y que disculpa mis alcoholizados viernes. Pero la cuenta del dibujo dedicado recién pude pagarla.

Tantos años Tánatos se asomó en su bar y pintó sus paredes, que olvidó agradecer la complicidad sincera de quien le ofrece un rincón tranquilo para morir cada semana.

Aún con resaca llego al bar un sábado por la noche. Carlitos se sorprende. “Estuvo ayer… que hace de nuevo aquí” parece pensar. Pido un par de tragos y dibujo en la bitácora. La fauna de siempre también parece extrañada. El ojo de cuervo absorbe los años idos.

 Arranco la hoja, escribo una dedicatoria y se lo regalo. Sorprendido y emocionado me ofrece otra copa para agradecerme el dibujo. “Hoy no, gracias” le respondo. Carlitos sonríe y pone la canción que me estruja las entrañas. La canción que el ebrio pide a gritos antes de partir.

Vuelvo a casa.
Cuenta saldada. 


 sonido

Partida

martes, 28 de febrero de 2017


Peregrina de los pobres, cúbreme con tu noche de estrellas promesas. Debajo de tus cantos dormí, cobijándome en tus faldas de lino y tristezas. Mamita de los dioses indios, te coroné con lirios y capulí, y bailé junto a ti entre los cerros de esteras de amores inmigrantes. ¿sabrás que partiré pronto? ¿Sabrás que huyo del águila voraz que escupe fuego?
Me voy siguiendo a quien se fue llorando.
Me voy siguiendo y escuchándolo:

Ñakay pacha mitata
runa kiriq punchauta,
waqachiq tuta
runa, runa mikuq uyanta*

(El tiempo del dolor,
de los días que hieren,
de la noche que hace llorar,
del hombre que come hombres)

Mamacha de los dioses indios guárdame recuerdo y no llores por mí. Canta tus canciones a mi ausencia, dormiré bajo la tierra donde nací. Y entre escarchas renaceré en puma, renaceré en zorro, esperando valiente la hora del fusil.

 
*El poema en QUECHUA es extracto del poema "Iman Guayasamin" escrita por José María Arguedas, fue escrito probablemente entre 1964 y 1965. La versión en castellano, que esta entre paréntesis, ha sido traducida por Jesús Ruiz Durand. 


sonido