Un lugar de escape, una Bitacora de viaje.
Un espacio en que puedo sacar con dibujos o frases a los demonios que tengo dentro.


Edmer Montes - Ojo de Cuervo





PIEZAS

jueves, 29 de octubre de 2015




Sentado junto a ella  reconozco las pocas piezas de lo que fué nuestros cuerpos. Dejamos atrás pulmones perforados, dientes quebrados  y el cerebro en pulpa a causa de los ácidos. Vivimos en medio del hedor de a los cerros iluminados, bebemos entre lo peor de mi generación. En los rincones cantan pero pareciese que aullaran a cada herida de sus sueños negados, a sus virtudes paganas. Comparar las costras te hermana con las fieras. Ya no te aterran sus pupilas.

La noche persevera y  las culpas se diluyen en ron barato. El bar se presenta con un grito continuo que lo siento frio en la cara. Termino mi copa y mastico los vidrios. Ella se acerca sigilosa. El carmín barato de sus labios se confunde con mi sangre. Se para. Lanza un escupitajo veloz al rostro burlón que está detrás de mí. Un vaso se hace añicos en la frente del niño bonito.
La novia perfecta para un homicida en ciernes.


Sentados en la vereda la cubro con mi casaca, ella me pasa la botella. Dos serpientes expulsadas del Edén, dos serpientes que asesinaron a su mesías. Permanecemos callados. Nos levantamos y retomamos el camino hacia otro bar. Otro bar de mala muerte, que en medio de su inmundicia, dejaremos las siguientes piezas de nuestros cuerpos. 

Video

OCTUBRE

lunes, 5 de octubre de 2015





- ¿Cuánto tiempo piensas quedarte en el cuerpo de Regan?.
- ¡Hasta que se pudra y se convierta en heces!
the exorcist -  William Friedkin


Octubre me parece fascinante desde niño.

Veíamos en familia bajo un manto de oscuridad que cubría toda la casa, las ya clásicas películas de terror en una pantalla a blanco y negro. Los seres extraños y los locos homicidas rondaban las noches de octubre. Nadie salía del sofá por agua o por comida, ni siquiera para ir al baño. Lo oscuro se tornaba más imponente y voraz.  Aunque a decir verdad recuerdo que los chillidos de mis hermanas nos asustaban más que las  tramas.
Octubre, mi mes favorito.

¿Y quién promovía esas noches de susto y trauma?... Mi mamá.
¡Sí!, mi viejita es recontra Hardcore. Aunque es una mujer religiosa y devota, también es amante de “la sangre y la degollación” como dice ella. Enserio, esa frase es suya. Una madre que todo “engendrito” como yo soñaría tener. Y aún lo es.
Estas noches se queda tejiendo frente al televisor, sola, saboreando sustos y tenciones hasta la madrugada. La pantalla y ella, sin que nadie la moleste. Como debe verse una buena película.

Si bien mi  amor por el cine me lo inculcó ella, también fue causante de mis pesadillas infantiles. Digo, ¿qué madre en estos días le enseñaría a su hijo de 7 años “El exorcista” una noche de Halloween?
Ahora tengo en mi estante colecciones de cine de terror. Un friki con muñequitos de espanto que tiene su ritual de Octubre frente a la TV.   

Hace unos días estábamos junto a mi hermana hablando de cine y mi madre nos comenta:
- Anoche volví a ver esa película antigua de jovencitos que son perseguidos por un tipo grandote.
- mmm ¿Viernes 13?.... ¿Halloween? - dije
- Nooo.. – respondió- También tenía una máscara pero éste mataba con una motosierra.

Mi hermana y yo nos miramos. Mi madre había visto “Masacre en Texas” de Tobe Hooper.
La abracé y pensé: ¡¡Esta es mi viejita carajo!!


video